Emirates A380 actúa Jennifer Aniston ✈

Visto así, sin más, sin suspicacias y sin segundas lecturas, el último anuncio comercial de Jennifer Aniston no es más que eso, un anuncio con cierta gracia. La actriz, ataviada con un albornoz y una bolsa de aseo en la mano, se acerca a la tripulación de un avión para preguntar a sus miembros por la ducha. Entre risas, le contestan que de eso no hay. Ella, irónica también, les comenta que si pensaban que iba a ir así vestida al bar. A lo que responden que tampoco hay bar en este avión y que, como mucho, puede tener una toalla minúscula y una bolsa de cacahuetes. Eso no pasa en los aviones de Emirates, responde ella.

Y ahí es cuando se llega al meollo del anuncio. Porque lo que está publicitando la protagonista de Friends es la compañía Emirates Airlines, con la que el pasado verano se anunció que había llegado a un jugoso acuerdo para ser su imagen. Según publicó el New York Post en agosto, el contrato de Aniston con la aerolínea ascendía a la cifra de cinco millones de dólares. Un acuerdo más que sustancioso que puede traerle más de un quebradero de cabeza a la actriz a tenor de lo leído tras la emisión del anuncio.

El comercial de la polémica continúa con la actriz despertando de una pesadilla y descubriendo que realmente está viajando en un avión de la compañía de la que ahora es imagen y pidiéndole al barman (en Emirates sí tienen de eso) que si no se podría alargar el viaje una hora más para seguir disfrutando de la comodidad que ofrece.

Mientras que a muchos les ha parecido un simpático anuncio, a un sector de la sociedad estadounidense no parece haberle hecho tanta gracia. Algunos han querido ver en el spot una crítica poco velada a las aerolíneas estadounidense. Aseguran que el avión donde transcurre la pesadilla de Aniston simula al de una compañía yanki y esto resulta ofensivo. En el conocido USA Today aseguran que las ya frías relaciones entre las compañías estadounidenses y las de Oriente Medio no van a templarse con anuncios como este.

El anuncio, que ha sido dirigido por Bryan Buckley (nominado al Oscar en 2013 por su corto Asad), está rodado en clave de humor. Aunque parece que no todos han pillado el chiste. Sin duda un tono bien distinto al usado por su competidora, Etihad Airways, que hizo algo similar con Nicole Kidman pero tirando más de glamour y elitismo que de humor.

Yahoo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s