La verdad sobre “Buscando a Nemo”

Los científicos aclaran la escena inicial de la película es muy diferente a la realidad

La escena es dramática: una familia feliz de peces payasos vive bajo el mar. Mamá y papá están cuidando sus huevos hasta que un predador ataca el nido, devora a la madre y todos los huevos, excepto uno, del que nacerá Nemo.

Su padre será el responsable de cuidar a ese pez payaso que nació con un defecto en su aleta, pero la historia que cautivó a millones de niños y adultos no responde a la reacción de la naturaleza.

El biólogo Patrick Cooney, de la Universidad Estatal de Carolina del Norte ha publicado en su blog que la historia debería continuar con la transformación del padre en hembra dominante unos dos meses después de la muerte de la hembra madre. En cambio, Nemo podría mantenerse como macho, tal como ocurre con la especie del pez payaso en la realidad.

“Los peces payaso cambian de sexo según el entorno social”, explica el profesor Justin Rhodes, del Departamento de Psicología de la Universidad de Illinois. “Hemos hecho el experimento de poner en una pecera a una pareja de peces payaso, macho y hembra. La hembra es dominante y siempre más grande que el macho. Las crías no tienen identificación sexual. Hemos quitado a la hembra de la pecera, y tiempo después el macho se convirtió en hembra dominante”.

“El pez payaso tiene tanto tejido testicular como ovárico” explica el experto, y detalla que el cambio de sexo se produce en función del ámbito social.

 En el caso de Buscando a Nemo, la historia hubiera sido que el padre, al no encontrar otra pareja hembra, se convirtiera él en hembra.

Disney siempre dejó en claro que la historia es puramente ficticia y el argumento fue pensado para la película, no con motivos formativos.

En la vida real Nemo podría convertirse en una hembra. Los peces payasos son hermafroditas secuenciales, lo que ayuda a mantener la especie, ya que van manteniendo en proporción los números de hembras y machos adultos.

Todo joven pez payaso es macho. Y después de que se emparejan, el tipo dominante se convierte en hembra.

Esto significa que si la mamá de Nemo que fue asesinada (como la mayoría de los peces payaso) y el pequeño pez pasa el tiempo con su padre después de que se reunieron, uno de ellos  se convertiría en hembra (el papá probablemente). O si papá consiguiera pareja, entonces Nemo podría convertirse en una chica.

“A pesar de que es una historia muy diferente, todavía suena como una aventura de locos”, escribió Cooney  en la entrada con el título Buscando a Nemo le mintió a sus hijos.

En realidad suena como que solo estaba tratando de usar Buscando a Nemo para dar una lección sobre los peces.

“Estamos teniendo un buen rato aquí tras señalar el loco ciclo de vida del pez payaso, mientras lo asociamos con algo con lo que la gente está familiarizada… Buscando a Nemo“, dice el blog en los comentarios.

Tal vez todavía hay tiempo para trabajar esta lección en la secuela Buscando a Dory, prevista para presentarse en cines en 2015.

http://www.infobae.com/2013/08/20/1502959-la-verdad-buscando-nemo